10 motivos para viajar sola

Viajar sola es una de las mejores decisiones que tome en la vida. El primer paso no fue fácil. Siempre hay esa voz interior que te bloquea. Los más allegados a ti van a tener sus dudas y vivimos en una sociedad que aún le cuesta meterse en la cabeza, que es cuestión de libertad personal. Pero, una vez comienzas a viajar sola te das cuenta de que todo estaba en tu cabeza. 10 motivos para viajar sola y comenzar tu aventura, es una pizca de todo lo gratificante que es hacerlo.

He viajado sola y en compañía y  te puedo decir por experiencia propia, que viajando sola es donde me he sentido más plena ¿Cuánto tiempo vas a postergar tus sueños por las voces de otros? ¿Cuánto tiempo te hace falta para perder el tiempo? No importa donde llegues, no importa lo que tardes. Lo que de verdad importa es como lo vivas. Aférrate a tus sueños, lucha por ellos y comienza a dar pasos por tu camino. Viaja sola. Viaja solo.

10 motivos para viajar sola

1. Viajeras solas por el mundo

¿Crees que hay pocas mujeres viajando solas? Pues la verdad es que no y espero que hayan muchas más. Mujeres que caminan a paso lento. Otras prefieren las viajar en sus vacaciones. Hay montones de grupos de viajeras solitarias en redes sociales que prefieren andar con su yo misma.

Creo que es un buen motivo, para darte ese empujón necesario a tus dudas. Mi primer viaje sola cruzando charco y en mochila me daba mucha alegría y a la vez miedo. Buscando entre blogs, me tope con una de las personas que más me inspiró a dar mi primer paso, el blog Viajando por Ahí de Aniko.

Rápidamente le pregunté uno de mis mayores temores, la posibilidad de que me robaran mi apreciada cámara y por sus hospedajes. También era mi primera vez en Couchsurfing.

Sus respuestas eliminaron mis dudas y miedos, me dio esa descarga que eliminó mi miedo. Le tengo que dar las mil gracias por toparse en mi búsqueda de dudas primerizas viajeras.

Esperando que esta viajera elimine las tuyas y te guíe y ayude en tu camino mochilero.

2. Libertad de decisión

No es fácil cuadrar horarios, compaginar lugares y cómo viajar. A veces a uno le apetece no hacer nada y el otro quiere subir una montaña. Muchas veces viajar con alguien condiciona inconscientemente tu decisión de hacer lo que te apetece en cada momento, en cada lugar.

Claro que se puede llegar a un acuerdo. Pero la libertad de decisión hace que te sientas mucho mejor. Sin donde, cuando ni porque, eso es una verdadera libertad. Viajar sola hace que sepas conectarte con tu propia compañía. ¿Qué hay mayor gratificación que la libertad? Tu ruta, tus lugares preferidos, tus sabores por descubrir. Tu propio plan a gusto de cambios a cual hora, día y circunstancia.

3.Compañeros incompatibles

A veces las personas a la hora de viajar no son compatibles. No deja de ser una convivencia prácticamente 24 horas. Los estilos y gustos varían enormemente. Unos quieren hacer una cosa, otros prefieren tumbarse en la playa. No todos están hechos para cargar una mochila y prefieren maletas.

Viajeros que les gusta caminar y a ti te canta perderte por las calles, al contrario de sentarse en una terraza a pasar el tiempo. Todos son válidos y un compañero(a) incompatible puede desgarrarte tu deseoso viaje. Es por eso, que un compañero(a) de viaje debe tener las mismas aficiones y gustos. Los mismos pensamientos.

Hay un lema para mi. Para buscar tu verdadero espíritu viajero. Caminantes y turistas. El caminante se detiene, observa. El turista colecciona sin saber más allá de una foto donde ha estado. ¿Te has planteado cuál es tu estilo?

Mochilero se ha englobado a quién coge una mochila, pero esa no es la realidad. ¿Cómo saber si eres un mochilero o un turista en mochila? ¿Te lo has preguntado? 10 Cosas que carga el espíritu mochilero para saber si la mochila es lo tuyo.

4.La hospitalidad

Viajar sola te brinda más oportunidades. No lo negaré. Ser una persona sociable y que te encante la gente, te abre más puertas. Sin esperarlo, sin pedirlo. Gente que te apoya en tus sueños, gente que te ayuda sin vuelto.

Dormir en casa de alguien que hace dos horas has conocido o ese plato de comida que te ha invitado tu compañero de ruta por el momento. He pasado cumpleaños rodeado de gente maravillosa, vivido como una lugareña en Aguas Calientes, entre muchas más hospitalidades. Devuelta con regalos y ayudas para agradecer.

Viajar sola te brinda sin buscarla, la parte más humana de tus viajes. Ayudarse los unos a los otros y hacer de este mundo, por lo menos, un poco mejor. Es una de las cosas que más recordarás en tus viajes.

5. Conectar con las personas

La conexión no es vital en nuestra vida. Tanto en el trabajo, en casa y no podía faltar en los viajes. Viajar sola hace que estés más abierta socialmente a hablar con otros viajeros, a compartir historias y momentos o cocinar entre unos cuantos. Viajar sola es  conectar con rostros con vivencias, con sonrisas cómplices.

Hay personas que conoces toda la vida y no te conoce también como esa persona que acabas de conocer. Conectar almas es algo maravilloso. Viajeros desconocidos que se convierten en verdaderos amigos. Lugareños que agradecen haberte encontrado. Viajar sola crea conexión que te marcarán en tus viajes.

6. Nunca estarás sola

Llegarás a hospedajes y te encontrarás con otros mochileros. Irás a visitar algún lugar turístico y hablarás con otros viajeros. Querrás visitar algún lugar apartado y seguro que se apunta alguien. Estarás sola si quieres estarlo, pero si no lo quieres estar, no estarás sola.

Hay miles de caminantes que hacen tramos juntos o viajeras que empiezan solas y acaban juntas haciendo ruta. Mochileros que se enamoran. Viajeros que hacen grupos y luego se disuelven. La cuestión es estar abierta a cualquier posibilidad que te haga vivir una buena experiencia.

7. Un encuentro contigo misma

Una playa y tú; en lo alto de la cima, el paisaje y tú. Meditación, reflexión y calma contigo misma. Sin ruidos, sólo tú y tu soledad. Algo necesario para el ser humano. Momentos para estar contigo misma. ¿Qué mejor en tus viajes? Las respuestas a tus dudas, la necesidad de evadirte. El encuentro con la naturaleza. Respirar el aire de la pachamama y sentirte plena.

El estrés, la vida social, las horas marcadas; no te dan ni un respiro. No dan ni para plantearte que quieres, quién eres, que anhelas. Viajar sola te brinda esa oportunidad. Resetearte para volver a coger carrerilla. Un stop a ese reloj.

 

8. Averiguas de lo que eres capaz de ser

Hasta que no nos ponemos a prueba, siempre queda pendiente saber cuáles son nuestras fortalezas y nuestros límites. Viajar sola te obliga a ello. Una experiencia que se agradece mucho. Descubrirás lo mucho que eres capaz de hacer sin la necesidad de apoyo. Entenderás que todo tiene un límite.

Uno de tus logros será viajar sola. Dar ese primer paso y comenzar hacerlo, te demostrará que has eliminado un miedo. Te dará más seguridad para enfrentar otros. Pondrás a prueba tus límites, algunos con éxito y otros con la aceptación de que no todo es para todos.

Te sentirás más segura de ti misma. Caminarás con pasos más firmes. Da igual el tiempo, la experiencia te cambiará ya no serás la misma.

No eres valiente por viajar sola, eres valiente por afrontar tus miedos. Por enterrar algo pendiente. Por cumplir tus sueños.

Si no viajas sola, seguramente no experimentarás esos miedos, ¿por qué no te brindas la oportunidad de hacer algo sola? La sociedad nos influencia tanto, que muchas veces nos quedamos con las ganas de hacer algo sólo porque nos da vergüenza.

No necesitas a nadie para hacer lo que te plazca. Viaja sola, si tu compañero no le gusta salir de casa. Viaja sola un fin de semana, un mes, lo que sea, pero experiméntalo. No te quedes con los “ojalá”, ve a por ellos. No te quedes con los “me gustaría”, hazlo.

8. Vivirás experiencias increíbles

Viajar sola te brindará las mejores y peores experiencias de tu vida. Echarás de menos familiares. Llorarás por despedirte de un amiga viajera. Admirarás arco iris cuando menos lo esperes. Te sentirás libre en medio de la selva o de las montañas.

Feliz delante de un potente atardecer compartido. Plena al lograr llegar al destino conociendo en el camino personas increíbles. Hay que vivirlo y al volver lo recordarás como una de las mejores experiencias de tu vida.

Viajar sola intensifica esa experiencia viajera, potencia en todos los sentidos cada momento vivido.

9. Te pondrás a prueba

Tu paciencia, tus prejuicios, tus saberes y todo lo que puedas imaginar. Viajar sola pondrá a prueba tu tolerancia, tu empatía y tus valores. Viajar sola pondrá a prueba si te gusta viajar sola. Si tienes marcado en la frente las agujas del reloj. Si el viaje mochilero que tanto habías leído esta hecho para ti.

Porque no es lo mismo venir de Europa y tener cada 10 minutos un autobús o metro, que ir a Perú y esperar lo mismo. Tu adaptación con el medio, será vital para tu viaje.

10. Repetirás

Sí, es adictivo. Una vez lo has hecho, no hay vuelta a atrás. Quieres más. Recuerdas cada detalle, cada momento. Explicas a tus amigos tu aventura con tanta alegría que quieres más. Por muchos momentos malos, los buenos tendrán mayor peso. Añorarás volver a evadirte. Añorarás volver a coger una avión sola. Se te ha contagiado el virus viajero, pero este virus es en el corazón y en tus recuerdos.

Tendrás la necesidad de volverlo hacer. Viajar más. Escaparte más. Volar más.

Comments

comments

One Comment

  1. Pingback: Puedes viajar sola, tienes el derecho ~ tu guía mochilera

Deja un comentario